Historias de Murcia: Josefa Gómez La Perla

12 dic. 2014

Hoy vamos a descubrir un capítulo de la historia negra de Murcia. Vamos a conocer la historia de amor, de engaño, de asesinato, de condena y de ajusticiamiento de Josefa Gómez, conocida como La Perla.

Un suceso que dividió a la ciudad, removió conciencias y que se convirtió en la última ejecución pública en España.

Josefa, ejecutada en público en la mañana del 29 de octubre, fue la última mujer ajusticiada en Murcia. Fuente http://josecaravaca.com/

Josefa Gómez y su marido Tomás Huertas regentaban en la calle Porche de San Antonio, actual calle Poeta Sánchez Madrigal detrás de San Bartolomé, la pensión La Perla de Murcia.


Josefa, una joven de gran belleza madre de dos hijos, de 8 y 6 años, no era muy feliz al lado de su marido. Los vecinos eran testigos de las discusiones constantes de la pareja.



El 8 de diciembre de 1893, Tomás le dijo a su mujer que se iba a pasar la tarde al Teatro Romea. Comieron juntos y tomaron café, a Tomás su taza de café de puchero le supo muy amargo y no se la terminó. Se marchó entonces al teatro pero a mitad de camino empezó a sentirse mal, unos vecinos lo encontraron en mitad de la calle retorciéndose de dolor y lo llevaron a casa donde a los pocos minutos falleció.

En la pensión trabajaba Francisca Griéguez, una criada de 13 años, que también se sintió enferma con los mismos dolores que su patrón y que también murió muy rápido. Francisca al retirar la taza de café bebió lo que quedaba en la de Tomás. Los médicos hallaron los cuerpos ennegrecidos y desfigurados, apenas reconocibles.

Cuando se presentó en la casa el forense, Josefa fingió estar enferma para darle a entender que todos se habían envenenado, pero el médico la descubrió al ver que estaba sana.

Josefa fue detenida tras el primer interrogatorio, confesó que Vicente del Castillo, un huésped de 36 años muy moreno y apuesto, le había aconsejado administrar a su marido cierta cantidad de estricnina para calmarle los celos y el gusto por el juego. Tras las primeras investigaciones se descubrió que existía una relación entre ellos. Ella lo negó hasta su triste final, aunque reconoció que él si le había hecho propuestas indecorosas.

Vicente era un hombre casado que había venido a Murcia por un trabajo en la Secretaría de Instrucción Pública (Educación) tomaba a menudo estricnina porque padecía del estómago. En esa época la estricnina se obtenía en la farmacia porque era utilizado en bajas dosis como remedio.

Más tarde otra criada mencionó a la policía que, el día de autos, Josefa le ordenó tirar una botella de ron Negrita al pozo, la policía encontró la botella y se descubrió que contenía el veneno que había causado la muerte a Tomás y Francisca.

Josefa y Vicente fueron detenidos y el juicio se celebró dos años después, el 21 de noviembre de 1895. Josefa negó haber matado deliberadamente a su marido, alegando que le dio la estricnina para quitarle los celos y su afición a las cartas y Vicente alegó que la estricnina la usaba por prescripción de su médico para sus dolores de estómago y negó haberla comprado para matar a Tomás.

De nada sirvieron sus alegaciones, Josefa fue acusada de parricidio y asesinato y condenada a morir a garrote vil. Vicente fue condenado a cadena perpetua por considerarlo cómplice de los dos asesinatos.

Entonces fue cuando la sociedad murciana se movilizó. Un confuso juicio que no había aclarado la verdad y unos niños que iban a quedar huérfanos y desamparados hicieron reaccionar a los murcianos, que se lanzaron a la calle para pedir el perdón para la condenada.

En octubre de 1896 se publica la noticia de que no habría indulto para La Perla. Los murcianos estaban indignados. Desde Cartagena se enviaron 40 soldados de infantería para mantener el orden en las calles.

El 28 de octubre llegó desde Valencia el verdugo. Los ciudadanos le esperaban a pie de tren para increparlo. Nadie en la estación de trenes se ofreció a coger su maletín y no hubo carruajes dispuestos a trasladarlo. Entró a pie en la ciudad, escoltado por guardias civiles y soldados que no impidieron que alguna piedra le alcanzara al cruzar el Puente Viejo.

Las protestas eran tantas que hasta el verdugo pidió el indulto para Josefa. La ciudad de Murcia se volcó con la joven, los curas no la dejaron ni un momento sola en sus últimos días de vida, el Ayuntamiento de Murcia se reunió en sesión extraordinaria para forzar el indulto. Incluso se constituyó el Consistorio permanente hasta la ejecución.

Finalmente el presidente Cánovas del Castillo sentencia: La horrible frecuencia con que se cometen crímenes como el de Josefa Gómez impiden al Gobierno aconsejar su indulto. Se cumplirá por tanto la Ley.
 
La última voluntad de Josefa se otorgó en la capilla de la cárcel a las 21:40 horas poco antes de ser ajusticiada. Deja herederos a sus hijo Francisco y María de la Fuensanta

El día de su ejecución todos los comercios cerraron en señal de luto. Unos 12.000 murcianos la acompañaban. Sus últimas palabras fueron para el párroco de San Antolín, que le preguntó si daba por bien empleados los sufrimientos pasados en esta vida: Yo no he sufrido nada comparado con lo que han de sufrir aquellos que no han querido de mi salvación, respondió ella.



A las 8 y 25 minutos -publicaría después El Diario-, arrepentida, contrita, santificada, e indudablemente santa, ha entregado el cuello al verdugo y su alma a Dios. Hay quien dice que todavía cada 29 de octubre en la plaza Ronda de Garay de la ciudad de Murcia, Josefa vuelve a sufrir su terrible y trágico final...


Fuentes: Benjamín Amo: Murcia, leyenda y misterio, Archivo General de la Región de Murcia, Murcia Rec, Manuel Hellín.


Y aquí termina, o no, este capítulo de la historia oscura, misteriosa de la ciudad de Murcia, ¿un crimen pasional? ¿Un asesinato premeditado? Nunca lo sabremos.

¿Conocéis alguna otra leyenda negra de nuestra ciudad? Pues si te apetece compártela conmigo y la contamos juntos otro viernes.


Gracias por estar ahí y nos vemos por Murcia.


2 comentarios:

  1. Esa fotografía no corresponde a la de Josefa. Corresponde a un ajusticiamiento en Barcelona.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la información, para que no haya confusión acabo de cambiar la foto que comentas. Un saludo

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.