El puente de los Peligros

16 feb. 2015

En la entrada de hoy os voy a hablar del más antiguo de los puentes que se conservan en Murcia, el puente de los Peligros, también conocido como puente Viejo.


Vamos a empezar por el nombre, ¿por qué se le llama de los Peligros? Se le llama así porque en el lado del barrio del Carmen mirando hacia la Gran Vía hay una hornacina que guarda la imagen de la Virgen de los Peligros. ¿Y puente Viejo? En este caso se le denomina viejo en contraposición al puente Nuevo o de Hierro construido en 1903 (ya os hablaré de él otro día).


El 26 de septiembre de 1701 una riada destruyó el puente de piedra de tres ojos que unía la ciudad con el barrio de San Benito. Esto supuso un duro golpe para la ciudad que necesitaba con urgencia volver a unir ambas orillas del río.


Se reunió el Concejo de la ciudad y creó una Junta para solucionar los daños ocasionados por las inundaciones y construir un puente nuevo. Y en este momento comienza una odisea porque la construcción del puente dura más de 40 años, con problemas de presupuesto, modificaciones en el proyecto, cambio de arquitectos…

La primera decisión de la Junta fue levantar un puente provisional de madera. El problema que surgió con este puente fue que la gente no se atrevía a cruzarlo. Finalmente en 1702 salió a concurso la construcción de un nuevo puente de piedra, se presentaron varios proyectos y el ganador fue el Regidor Juan de Córdoba y Riquelme pero el proyecto no se sabe porqué nunca llegó a ejecutarse.

En 1703 el Concejo vuelve a solicitar nuevos proyectos para el puente de piedra y ahora ya sí el 22 de enero de 1704 se aprueba definitivamente el proyecto de Toribio Martínez de la Vega. Los planos originales de este proyecto aún se conservan en el MUBAM. El proyecto se basaba en una estructura de dos arcos de medio punto con un estribo central de planta hexagonal para que pueda ofrecer mayor resistencia a los envites del agua.


La falta de financiación fue un gran problema desde el comienzo de las obras. Cuando se iban a iniciar Felipe V pidió al Concejo de Murcia 14.000 doblones para la construcción del Palacio de la Granja. Gracias a la floreciente industria de la seda y a la organización de corridas de toros se pudo resolver el contratiempo económico.

Finalmente el 10 de septiembre de 1718 se puso la primera piedra del puente de los Peligros. En 1723 se interrumpen de nuevo las obras y Toribio Martínez de la Vega que había estado hasta entonces al frente se traslada a Málaga para realizar diversas obras hidráulicas. Mientras tanto, iba y venía a Murcia para continuar con las obras del puente, hasta que falleció en la ciudad andaluza en 1733. Hasta entonces, la ejecución de la obra había sufrido varias interrupciones.


En 1733 Gerónimo Gómez de Aya continúa con la obra hasta que se vuelven a parar en 1739. Al final se hace cargo de la dirección de las obras el arquitecto Jaime Bort que en ese momento se encargaba de la nueva fachada de la catedral. En el año 1740 se acaban los arcos y el 22 de septiembre de 1742 se finalizan por completo con la colocación sobre el puente de la imagen de Nuestra Señora de los Peligros.


Posteriormente ha sufrido alguna reforma. En 1850 se ampliaron las aceras a través de una estructura metálica unida a la sillería. Siendo insuficiente esta primera ampliación en 1867 se agrandó todavía más la estructura metálica superior, quedando el puente tal y como lo conocemos en la actualidad.



Datos de interés:
Puente de los Peligros

Dirección
Puente Viejo, Murcia




Una curiosidad
Tal era el miedo que los murcianos sentían cuando cruzaban el puente provisional de madera en tiempo de avenidas que el Concejo decidió colocar un lienzo de la milagrosa Virgen de Sopetrán (talla que se encontraba a cargo de las monjas Verónicas) donde hoy se encuentra la hornacina de la Virgen de los Peligros.

Los murcianos cada vez que tenían que cruzar el puente se encomendaban a la virgen, de ahí arranca el nombre de Virgen de los Peligros para la que fuera de Sopetrán, y en agradecimiento por su protección los hombres se descubrían y las mujeres se santiguaban.

Costumbre que se conserva hoy en día, si os fijáis descubriréis a muchos murcianos que se persignan cada vez que cruzan el puente de los Peligros.


Fuentes: Puente viejo de Murcia de Concepción De la Peña Velasco, Puente Viejo de Murcia por Elías Hernández Albaladejo, Antonio Galera, Archivo General de la Región de Murcia, Ermita Virgen del Puerto.


Gracias por estar ahí y nos vemos por Murcia.




2 comentarios:

  1. Interesante entrada y muy bien documentada. Un saludico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paco. Me encanta que te haya gustado.
      Besos
      Belén

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.