La Casa de los Descabezados

5 jun. 2015

Vamos a celebrar que hoy es viernes y que empieza el fin de semana con una historia de esas que nos gustan a todos, una leyenda macabra sobre un palacete murciano en plena zona de las tascas.

Hasta 1832 en la actual calle Siervas de Jesús, anteriormente conocida como de los Descabezados, existía una casa solariega construida con robustos sillares y un gran pórtico, llamada Palacio de los Descabezados. Una casa que pertenecía a la familia de los Guzmanes.


Una desagradable historia de amor, pasión, asesinato y venganza que dio nombre a este palacete y también a la calle donde estaba situado, además de originar una terrible leyenda que desde entonces corre de boca en boca por las calles de Murcia.

Cuenta esta leyenda que en época del rey Alfonso X el Sabio, tras la conquista de Murcia, el dueño de este palacio entró en un convento cercano y raptó con gran violencia a una joven y hermosa novicia.

Las monjas, una vez repuestas de tremendo susto, corrieron a informar al rey del secuestro y pedirle ayuda. Le contaron que el caballero Guzmán se había llevado a la fuerza a la joven novicia y la retenía en la torre del palacete.


El soberano mandó inmediatamente a sus tropas al palacio a rescatar a la novicia y detener al caballero.

Guzmán se hizo fuerte en su palacio y luchó cuanto pudo para evitar ser detenido por las tropas del rey, hasta que llegó un momento que se vio acorralado y se dio cuenta que sería imposible escapar.

En ese momento, lleno de odio y rabia se fue hasta la muchacha, sacó su espada y le cortó la cabeza, arrojándola a continuación por la ventana.

Pero no termina aquí la leyenda, porque en el mismo instante que arrojaba la cabeza por la ventana unas espantosas llamas y un humo negro que parecían salir del mismísimo infierno envolvieron al asesino hasta hacerlo desaparecer.


Los soldados, cuando consiguieron reponerse de la tragedia que habían contemplado, registraron todo el palacio pero no hallaron a nadie, ni al asesino y a sus dos hijos varones. El rey al no encontrar a quien condenar por el crimen mandó desterrar a la familia y servidumbre del asesino y además ordenó decapitar como pública advertencia las dos estatuas de la fachada principal del palacete que parece ser representaban a los dos hijos de Guzmán.

Dibujo realizado de la Casa de los Descabezados por el arqueólogo Ivo de la Cortina

La casa estuvo en pie hasta 1832, año en que fue demolida, aunque la leyenda asegura que nunca volvió a ser habitada. Realidad, ficción ¿Quién sabe?


Muchas gracias por estar ahí y por supuesto nos vemos por Murcia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.