Ruta turística por Cieza

15 jun. 2015

¡¡Qué peligro tenemos!! La Cuadrilla se ha juntado de nuevo y, como siempre, con Mila a la cabeza nos hemos ido de excursión. El objetivo de esta tarde era conocer Cieza y la verdad es que hemos pasado una tarde genial. Al principio acompañadas por rayos y truenos pero por suerte, no nos hemos mojado mucho.

Además, después de la tormenta llega la calma y es entonces cuando hemos aprovechado nosotras para darnos un paseo por la preciosa Cieza, comprar un pan buenísimo (de esos de panadería de pueblo, de los que huele toda la calle a horno y a pan recién hecho) y para finalizar hemos descubierto una tienda de ropa que nos ha vuelto locas. Una tarde de las que se dice completa completa y bien aprovechada.


Cieza está situada al norte de la Región de Murcia, a 45 kilómetros de Murcia y es la capital de la Vega Alta del Segura. Tiene una población de unos 35.000 habitantes y una extensión aproximada de 365 km2. Es la primera ciudad de la Región regada por las aguas del río Segura que entra en su término municipal por el Cañón de Almadenes.

Como siempre la mejor forma de conocer las ciudades es aparcar el coche y pasear por sus calles, descubrir pequeños rincones maravillosos, dar la vuelta a una esquina y sorprenderte con un edificio histórico o un paisaje alucinante. Y eso es lo que hicimos al llegar a Cieza, dejamos el coche y empezamos a patear el lugar, sin rumbo fijo. Habíamos estado alguna vez antes por aquí pero no conocíamos muchos de sus secretos.

Empezamos nuestra ruta paseando por uno de los principales puntos de encuentro para los ciezanos, el Paseo. Es una especie de museo al aire libre ya que está decorado con mosaicos con pinturas abstractas del pintor ciezano José Lucas. Al final del paseo nos encontramos con el Convento de San Joaquín y San Pascual.



El Convento, hoy Parroquia de San Joaquín, fue construido por los frailes franciscanos y los propios vecinos de Cieza entre finales del siglo XVII y principios del XVIII. La iglesia alberga una cripta donde están enterrados los miembros de esta comunidad. También destaca en su claustro interior un aljibe central en piedra. Está declarado Bien de Interés Cultural.

Junto al convento se encuentran la Biblioteca Pública Municipal Fray Pascual Salmerón (franciscano ciezano y primer historiador de esta ciudad) y el Archivo Histórico Municipal.

Seguimos nuestro paseo por la calle San Sebastián. En mitad de esta calle descubrimos el Museo de Medina Siyâsa. Un museo que alberga una magnífica muestra del patrimonio arqueológico de Cieza. Inaugurado en 1999, en él se exponen colecciones de objetos hallados en los yacimientos arqueológicos del municipio, objetos que comprenden desde la Prehistoria hasta nuestro pasado más reciente. Especialmente importante es la colección que proviene del yacimiento europeo más importante en elementos decorativos arquitectónicos de estilo árabe: Medina Siyâsa. En el museo también podremos ver la reproducción a tamaño real de dos viviendas con su decoración original.


Continuamos por esta calle y descubrimos en el cruce de la calle Larga con la calle Nueva, el Arco de la Virgencica. En el siglo XIX existió una gran epidemia de cólera, para proteger a los vecinos se colocaron por las calles de Cieza hornacinas con imágenes. En este cruce se colocó un azulejo con la imagen de la Virgen Dolorosa. Este arco fue reedificado y reinaugurado el 20 de diciembre de 1998.


Pasado este cruce giramos a la derecha y nos encaminamos hacia la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción en la Plaza Mayor. Es el principal templo de la ciudad y está declarado Bien de Interés Cultural. Consta de tres naves, la central fue reedificada en el siglo XVIII sobre una iglesia anterior del siglo XV o XVI. Gran impulsor de la basílica fue Felipe II, en agradecimiento a Cieza por su contribución a la guerra de Flandes con soldados y 4.000 maravedíes. Tiene un peculiar campanario octogonal neorrománico que data de finales del siglo XIX. En su interior destacan retablos y esculturas de González Moreno, José Planes, Ignacio Pinazo, José Mª Ponsoda y Manuel Juan Carrillo.


Y ahora dirigimos nuestros pasos hacia la Ermita de San Bartolomé, uno de los edificios más antiguos de la ciudad. Con las reformas que se le hicieron en el siglo XVIII perdió parte de su antiguo aspecto defensivo ya que era la Torre del Homenaje de la fortaleza que la Orden de Santiago construyó entre 1477 y 1491. Actualmente consta de dos plantas, la planta baja donde se guarda la imagen de San Bartolomé, Patrón de Cieza, y la planta superior llamada Conjuratorio que data del siglo XVIII. Junto con el Alcázar Santuario de la Vera Cruz de Caravaca, son los dos edificios conservados en todo el Sureste español desde donde se conjuraban las nubes y se bendecía la huerta.


Atravesamos un pequeño arco y descubrimos el corazón de la antigua ciudad, el Balcón del Muro. Una ventana abierta de par en par a la huerta murciana, a la riqueza de la vega y al río Segura. Gracias a Antonio Cánovas del Castillo, gran benefactor de Cieza, conserva su aspecto actual.


Nos dirigimos ahora hacia la Plaza de España por la calle Barco, por estas calles descubrimos la Casa de las Artes y de la Música, varias Casas Museo de las diferentes Cofradías de Cieza y por supuesto, el Monasterio de la Inmaculada Concepción fundado en 1750. En su interior podemos contemplar la escultura el Niño de la Bola atribuido a Francisco Salzillo, talla de extraordinaria armonía que evidencia una estética del gusto de la época. Al llegar a la Plaza de España nos encontramos con el Mercado de Abastos, un edificio construido entre 1927 y 1929 con elementos ornamentales modernistas a base de yeserías que simulan guirnaldas florales con formas sinuosas, capiteles y volutas.


Ya sabemos que muchas cosas se nos han pasado y no las hemos llegado a descubrir pero para el ratito que estuvimos yo creo que la tarde fue muy provechosa.



Volveremos seguro a Cieza. Un lugar que nos encantó, increíble para hacer excursiones, una ciudad donde conocimos buena gente, donde paseamos a la vera del río Segura, donde pudimos contemplar paisajes maravillosos… En fin que disfrutamos una buena tarde.

Muchas gracias por estar ahí y por supuesto nos vemos por Murcia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.