La casa encantada

16 ene. 2015

Buenos días de viernes a todos. Empiezo este post con una confesión: soy una cagueta, lo reconozco. No me gustan nada las historias de fantasmas, los programas como Cuarto Milenio me dan pavor, es solo oír la música de inicio del programa y salgo corriendo. De hecho en mi familia hay gente que le encanta este tema y siempre que hablan del Sanatorio de Sierra Espuña o sitios parecidos me enfado con ellos y me largo de la habitación refunfuñando cabreada.

Es así, este tema me pone de los nervios. Creo que porque tengo mucha imaginación, en seguida la echo a volar… y ya no puedo dormir tranquila.

Pero bueno también soy muy curiosa a veces y cuando leí (ahora mismo no recuerdo donde) sobre una casa encantada en el centro de Murcia me fui directa a internet a buscar más información del tema.

¿Os apetece conocer lo que he descubierto? Es una historia de fantasmas, exorcismos, amor y traición. ¿Qué más se le puede pedir a una historia de miedo?


La historia tiene lugar en el palacio de los Saavedra, un edificio histórico del casco antiguo de Murcia edificado en la segunda mitad del siglo XVII y que actualmente alberga el Colegio Mayor Universitario Azarbe. El palacio está situado en la calle Rambla, antiguamente conocida como Rambla del Cuerno.


Su propietario Don Gregorio Saavedra, caballero de la Orden de Calatrava y sobrino del diplomático murciano Diego Saavedra Fajardo, lo mando construir en 1650 y perteneció a la familia durante dos siglos.




Cuenta la leyenda que una joven muy bella familia de los Saavedra se enamoró de un extranjero que la sedujo dentro del palacio. La familia al descubrir la deshonra que la joven dama había cometido la maldijo para toda la eternidad. Se llegó a afirmar que la familia Saavedra emparedó el cuerpo de la joven en lo alto de la torre desde donde su fantasma cada noche se lamentaba y pedía a gritos ser liberada.

Con el paso del tiempo los vecinos de la Rambla del Cuervo empezaron a escuchar murmullos y lamentos que venían de una de las ventanas del torreón del palacete. Noche tras noche esos murmullos fueron aumentando hasta convertirse en alaridos que entre luces intermitentes clamaban por su liberación.


Poco a poco los rumores crecían y eran más los vecinos que confesaban no poder dormir por los gritos fantasmales, las luces, los destellos y una sombra que cruzaba cada noche como alma en pena por la ventana. Algunos decía que esta sombra era un duende y otros decían que era la joven dama.

Ante tanta insistencia de los vecinos y la alarma social que se estaba creando finalmente las autoridades intervinieron y decidieron que el párroco del barrio hiciera un exorcismo.

Nadie se atrevía a acercarse a la torre, el párroco fue el único que lo hizo y en el mismo momento en el que terminaba de decir amén las luces de la torre se apagaron y una paloma salió volando desde la ventana como si el alma de la joven muchacha hubiera sido liberada.


A partir de ese día los gritos y las luces cesaron y el barrio de Santa Eulalia volvió a recuperar la poca o mucha tranquilidad nocturna que tenía antes del incidente. Eso sí desde entonces las gentes del barrio bautizaron el palacio de los Saavedra como la Casa del Duende.

No sabremos si la historia de la joven dama encerrada en la torre es cierta o no pero lo que sí que es real es que años más tarde se hizo una renovación en la casa y se descubrió que a una parte del torreón (precisamente donde se dice que estaba encerrada la joven) solamente se puede acceder desde el tejado. Por lo que es posible que la dama fuera encerrada allí y que no pudiera salir.



Verdad o ficción, mito o leyenda, lo cierto es que estas historias son siempre muy curiosas de escuchar aunque te pongan los pelos de punta.

Si conocéis alguna historia parecida de Murcia no dudéis en compartirla con todos nosotros. Y ahora a salir a disfrutar el fin de semana que ya estamos a viernes, por cierto si no se os ocurre que hacer estos días ¿a qué esperáis para leeros la entrada del miércoles con mis 5 propuestas para este fin de semana?


Como siempre os digo gracias por estar ahí y nos vemos por Murcia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.