Ruta turística: De la Plaza de San Agustín a la Plaza de las Flores

20 abr. 2015

Os confieso que me encanta pasear por Murcia, me gusta recorrer sus calles, andar sin rumbo, descubrir detalles en los que nunca me había fijado... aunque parezca mentira siempre se descubre algo nuevo.

Por eso hoy quiero proponeros que nos demos un paseo por algunos de los barrios más antiguos de Murcia, vámonos de ruta, una ruta que comienza en el barrio de San Andrés y termina en el barrio de San Pedro. Espero que os guste.

La duración de esta ruta por las calles de Murcia es de aproximadamente unas dos horas y media.

Ruta de la Plaza de San Agustín a la Plaza de las Flores

Nuestro punto de partida en esta ruta es la Plaza de San Agustín, en pleno centro del barrio de San Andrés. Este barrio era conocido antiguamente como el arrabal de la Arrixaca, donde los cristianos permanecieron reducidos hasta que Aben Hud entregó el reino a Castilla.

Plaza de San Agustín

En la plaza de San Agustín, plaza que debe su nombre a la Orden de los Agustinos, encontramos tres lugares dignos de mención y que bien merecen una visita:

Empiezo con la Iglesia de San Andrés, los padres agustinos se trasladaron en 1579 a la capilla de la Arrixaca y empezaron a construir en un solar colindante su convento y una iglesia. La iglesia, inaugurada en 1689, es cuanto queda del antiguo convento que fue demolido en el siglo XIX para hacer una plaza de toros. La fachada, de 1762, la sustentan dos columnas corintias de origen romano procedentes del castillo de Monteagudo y está presidida por San Andrés.

     En su interior nos encontramos con la capilla de la Virgen de la Arrixaca, donde se venera la imagen de la que fuera patrona de la ciudad de Murcia. En la capilla podemos contemplar ocho tablas pintadas por José Alcaraz en las que con pan de oro y letra gótica se reproduce la Cantiga número 169 que el rey Alfonso X, El Sabio, dedicó a la Virgen de la Arrixaca.

Al lado de la Iglesia de San Andrés se encuentra la Iglesia privativa de Jesús, de planta octogonal fue levantada hacia 1670 y concluida al final del siglo XVII. La portada fue proyectada en 1686 por Pedro de Escalante y Blas López. Sede de la Cofradía de Jesús en su interior se encuentran los pasos que el magistral Salzillo realizó para la cofradía y que todas las mañanas del Viernes Santo salen en procesión. Además sus techos están decorados con las pinturas que Pablo Sistori pintó en 1792. La iglesia en 1955 sufrió una importante reforma para acoger parte del Museo Salzillo.

Iglesia privativa de Jesús y Museo Salzillo


El último edificio que hoy os quiero enseñar de esta plaza es el Museo Salzillo. Un museo que se remonta al siglo XIX y que está dedicado a la obra del genial escultor Francisco Salzillo. En él podemos encontrar los pasos procesionales de la Cofradía de Jesús, el famoso Belén, numerosos bocetos del taller del artista así como ajuar procesional de la cofradía. En la página del museo tenéis toda la información sobre horarios y precios de las entradas.

Antes de empezar nuestro paseo de hoy vamos a echar un vistazo al centro de la plaza, donde se encuentra la escultura Murcia a Salzillo del escultor Mariano González Beltrán. Una escultura en bronce de dos metros de alto que representa a la mujer murciana.


Ahora sí, nos ponemos ya en marcha y dejamos la plaza por la calle Agustinas, una calle estrechita justo enfrente del museo. Al final de esta calle llegamos a la Plaza de las Agustinas donde de nuevo tenemos dos lugares a los que dedicar un ratito:

El Convento de las Agustinas o Monasterio Corpus Christi, del siglo XVIII, pertenece a la rama femenina de la Orden de San Agustín y es una de las construcciones más destacadas del barroco murciano. El conjunto arquitectónico está formado por el convento, articulado en tres patios, la iglesia y el huerto monacal. La iglesia consta de tres naves, crucero y cúpula decorada por el pintor Juan Ruiz Melgarejo. En su interior se pueden contemplar imágenes como el San Agustín de Francisco Salzillo que preside el retablo mayor o la imagen de Santa Cecilia de Roque López.

Convento de las Agustinas

Frente a las Agustinas se encuentra el Museo de la Ciudad, ubicado en la antigua casa de la familia López-Ferrar. El edificio data del siglo XVI y fue mandado construir por Don Gil Rodríguez de Junterón, Pronotario del Papa Julio II y Arcediano de Lorca. El edificio está rodeado por un huerto de origen hispanomusulmán regado por la acequia Caravija, su estructura responde al concepto de huerto dividido en arriates y frondoso arbolado donde destacan un magnolio centenario y diversos tipos de palmeras. Os dejo un enlace a la página del museo por si estáis interesados en conocer sus exposiciones y sus actividades.


Seguimos nuestro camino dirigiendo nuestros pasos hacia la calle Mariano Girada, antes llamada de las Cadenas porque en ella se encontró el huerto de un racionero de la Catedral llamado Juan Cadenas allá por 1416, cruzamos la calle Santa Teresa y continuamos nuestra ruta por la calle San Nicolás, una de las más antiguas de la ciudad ya que se remonta a época árabe.

A mitad de la calle San Nicolás, pasada la plaza Mayor, nos encontramos con la portada principal de la Iglesia de San Nicolás. Antigua iglesia medieval (aparece ya censada en 1272), la actual data del siglo XVIII y fue costeada por el médico y escritor murciano Diego Mateo de Zapata. Los medallones de relieve que decoran las entradas reproducen la apoteosis de San Nicolás de Bari han sido atribuidos a Salzillo, aunque hay otros autores que indican que su autor es Jaime Bort. En el interior se conservan esculturas importantes de los siglos XVII y XVIII de Salzillo, Alonso Cano y Pedro de Mena.

Iglesia de San Nicolás

Continuamos avanzando por la calle San Nicolás y a la altura del número 14 nos encontramos una lápida que recuerda que en ese mismo lugar, en 1812, el General Martín de la Carrera murió acribillado por las tropas francesas del general Soult al intentar detener su avance.


Llegamos ya al final de la calle San Nicolás y entramos a la plaza San Pedro, presidida por la Iglesia de San Pedro. La actual iglesia, edificada sobre el solar de otro templo medieval, que a su vez ocupó el espacio de una antigua mezquita, se construyó en el siglo XVII y se reconstruyó en el XVIII. En su interior destaca su capilla mayor, cuyo patronazgo ejercía la familia Saavedra Fajardo, así como el monumental retablo obra de Nicolás de Rueda con esculturas de Salzillo y Roque López.

Iglesia de San Pedro

Junto a la plaza San Pedro se encuentra la mítica Plaza de las Flores que pone punto final a esta ruta de hoy. La plaza de las Flores con los puestos de flores, su fuente, su Niña de las Flores (escultura en bronce de José Fuentes Aynar), sus miradores llenos de geranios, sus bares de tapas, sus pasteles de carne

Plaza de las Flores

En fin, un buen lugar para sentarse a tomar una marinera con una buena caña para descansar después de esta ruta turística por algunos de los barrios más antiguos y tradicionales de Murcia.



Estoy completamente segura que me he dejado muchas cosas en el camino, en realidad lo he hecho a propósito porque añadir más detalles, más edificios históricos, más datos me parecía demasiado. Así que he pensado que otro día la completaré o haré una segunda parte, no estoy todavía segura. Solo espero que os haya gustado y que hayáis descubierto algo que no conocierais de Murcia.


Muchas gracias por estar ahí y por supuesto nos vemos por Murcia.



2 comentarios:

  1. Buen paseo y si lo rematas en las flores con una cañica y una marinera yaaaaaa paqué jejeje. Un saludico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Paco, una manera genial de terminar una visita por Murcia. De terminarla o de empezarla nunca se sabe...
      Un beso
      Belén

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.