Ruta turística por El Valle

13 jul. 2015

Ya sabéis que de vez en cuando me gusta recorrer la Región y descubrir sus pueblos, sus lugares de interés, sus rutas turísticas… Los que seguís el blog me habéis acompañado en mis rutas por el centro de Murcia, por Las Encañizadas, por Ojós, en la ruta que partía del Museo Salzillo, una preciosa ruta por Mula y por supuesto mi visita a Cieza.

Este mes no iba a ser diferente, bueno un poco sí. Esta vez la Cuadrilla se quedó en casa y yo me fui sola de excursión. Otra diferencia es que en esta ocasión la ruta que os propongo es para hacerla en coche. En realidad se puede hacer andando, eso ya depende de la resistencia física de cada uno. Cuidado eso sí con el calor y el sol, hacedla siempre con agua y protección solar.

Pensándolo bien esta ruta es como los libros de aventuras que leía de pequeña. Esos en los que al final de cada página elegías tú el destino del protagonista. Pues eso es un poco lo que pasa con esta ruta, yo os muestro un recorrido con varias opciones y vosotros decidís que es lo que mejor se adapta a vosotros y al tiempo libre que tengáis.

No sé si me explico bien pero imagino que cuando os describa la ruta lo entenderéis mucho mejor. Nuestro punto de partida será el Centro de Visitantes El Valle y la meta el Santuario de la Fuensanta.


El Parque Regional El Valle y Carrascoy tiene 17.410 hectáreas es la frontera natural que separa la Huerta de Murcia y el Campo de Cartagena y está a unos 6 kilómetros del casco urbano de Murcia. Un gran pulmón para nuestra ciudad y un gran lugar para hacer deporte en plena naturaleza.

El parque se extiende por los municipios de Alhama de Murcia, Fuente Álamo y Murcia. Los picos más altos de estas sierras son Carrascoy (1.065 metros) y El Relojero (609 metros). Forma parte de la Red Natura 2000, está considerado Lugar de Interés Comunitario (LIC) por el valor de las comunidades de fauna y flora que alberga y comparte parte de territorio ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) por la presencia del búho real, el águila perdicera o el águila real.

Vamos a empezar ya nuestra ruta, para esto tenemos que ir a La Alberca y desde allí tomar la carretera que sube hasta El Valle. Lo primero que nos encontramos a nuestra izquierda, una vez que empezamos la subida, es el Centro de Visitantes El Valle. El centro ofrece información sobre el entorno que nos rodea y muestra los principales valores de la flora, la fauna y la geología del parque, así como fósiles marinos descubiertos en la zona. Además organiza visitas guiadas por El Valle y por sus instalaciones.


A continuación también a nuestra izquierda descubrimos el Arboretum, un antiguo vivero forestal, convertido actualmente en un jardín botánico que alberga hasta 600 plantas de 108 especies distintas.


Frente al Arboretum vemos un edificio abandonado que parece sacado de una película de terror, es el Hogar Castillo de Olite. En algún momento se ha hablado de rehabilitarlo y convertirlo en un hotel con encanto pero supongo que la crisis pararía el proyecto.


Al lado del orfanato nos encontramos el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre. Un centro desde el que se controla, investiga y se da tratamiento a los animales salvajes heridos para devolverlos una vez curados si es posible a su hábitat natural. Tienen distintos recintos según el tipo de animales que hay en ellos, es muy común ver tortugas moras, jabalíes, nutrias, águilas… Se puede visitar el centro pero las visitas son guiadas y restringidas a un número máximo de visitantes por día.


Seguimos ascendiendo, pasamos bajo el albergue y llegamos al Área Recreativa La Balsa, llamada así por la balsa llena de peces y tortugas que se encuentra en mitad del recinto. Un lugar rehabilitado no hace mucho con mesas y bancos de piedra donde disfrutar de un buen momento de relax. También existe un quiosco-bar con mesas donde sentarnos bajo la sombra de los eucaliptos a refrescarnos un poquito. Eso sí en el quiosco a partir de las 21:30 horas solo te puedes sentar si vas a cenar, por lo menos eso es lo que nos dijeron la otra tarde cuando nos sentamos a tomarnos una cervecita.


Si la tentación de descansar al fresquito no ha podido con nosotros, continuamos nuestra ruta por la carretera de El Valle dirección Santuario de la Fuensanta. Avanzamos por la serpenteante carretera desde la que vemos Murcia a nuestros pies. Tras un kilómetro de curvas si levantamos la vista (el conductor que no la levante mucho y se concentre en la carretera) nos encontramos con los restos del Castillo de la Luz. Esta construcción árabe del siglo IX está situada a unos 440 metros de altura y forma parte del anillo defensivo de Murcia. Del castillo se conserva un aljibe, parte de la muralla y restos de un torreón.


Una vez pasado el castillo llegamos al Centro de Visitantes de la Luz y al Eremitorio de la Luz. El centro de visitantes acoge una exposición permanente dedicada a la cultura íbera (ritos funerarios y cultos religiosos), a la amplia tradición religiosa reflejada en el mundo de los ermitaños y un espacio dedicado a la gran tradición montañera murciana. Las vistas de Murcia desde su terraza son maravillosas. Aquí además se hallan los restos arqueológicos de un templo íbero dedicado a la diosa Deméter.


La Luz se construyó con la finalidad de reunir en un templo común a los anacoretas que vivían dispersos por sus inmediaciones (recordad la historia de la Cueva de la Cómica que os contaba hace unos días). En él se rinde culto a Nuestra Señora de la Luz.


Seguimos nuestro recorrido por la carretera del Valle, una carretera llena de subidas y bajadas, de curvas a la derecha y a la izquierda, y sin tomar ningún desvió llegamos a nuestro destino el Santuario de la Fuensanta.


Bueno un poquito antes del Santuario a nuestra izquierda vemos un sendero vallado, pues al final del sendero se encuentra el Seminario Menor o Seminario de verano de la Diócesis de Cartagena. Un edificio en desuso desde mediados de los 90 que por el momento no va a recuperar su actividad. Es una pena porque se podía transformar en parador, en hotel o darle algún uso que atraiga al turismo.



Y ya como os decía hemos llegado a nuestro destino, el Santuario de la Fuensanta. Aquí podéis hacer una visita al Santuario, pasear por los alrededores, contemplar las vistas de la ciudad, tomaros algo en la terraza del Quitapesares…




Muchas gracias por estar ahí y por supuesto nos vemos por Murcia.



2 comentarios:

  1. Buena rutica, porque con este calorin profundizar mas seria un deporte de riesgo jeje. Un saludico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Paco. A mi me encanta esta zona, recorrer sus sendas, ver sus paisajes... pero con estos calores mejor tomárselo con calma.

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.